Haikus a Rosana

Grito de alerta
y en el lecho de hojas,
sólo un susurro.

Ramas doradas
en un claro del bosque.
Rosas silvestres.

El sol me ciega
pero sigo el camino
en tu mirada.

Entre tus dedos,
corren en desbandada
todos mis miedos.