Las manos vacías

Ver entre las manos vacías
a un gorrión comiendo
las migajas de pan seco de tan viejo
y esperar que levante su vuelo
dejando plumas entre tus dedos,
sin temer ni desear
que se aleje por el aire frío
del cielo sin nubes.
Tan sólo esperar y pasar el invierno.

Acunar entre las manos vacías
a un gorrión dormido,
confiado en su humilde lecho
y esperar que se despierte
con la primera luz de la mañana
sin temer ni desear
que reconozca en tus ojos
la mansedumbre de su madre.
Tan sólo esperar que despunte el alba.

manos-vacias

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s